Turismo Gastronomía Fotografía Vinos

Tag: puerto madryn

SORPRESA EN PUERTO MADRYN | OLIVA NEGRA

SORPRESA EN PUERTO MADRYN | OLIVA NEGRA

OLIVA NEGRA Como siempre en mis viajes está la gastronomía, imposible no hacerlo. En abril de este año estuve nuevamente en mi querida Puerto Madryn y antes de ir busqué informaciones sobre algo nuevo e interesante. Entre varias indicaciones, la más fuerte fue un contundente […]

Rapretti y sus Fuegos | En mis Fuegos

Rapretti y sus Fuegos | En mis Fuegos

En Mis Fuegos: mucho más de lo esperado Y entonces me fui de viaje a Chubut nuevamente, a mi amada Patagonia, en el otoño -estoy horneando las notas y posteos sobre el viaje. Viaje de prensa, fotografía, gastronomía, y claro, no quería perder la oportunidad […]

CHUBUT – PATAGONIA | CHUBUT

CHUBUT – PATAGONIA | CHUBUT

CHUBUT – PATAGONIA

Y así fue que conocí mejor a Chubut. 

La Península Valdés

La Patagonia encanta. Me encanta. Nunca vuelvo de allí sin haber aprendido, sentido o cambiado algo importante. La he visitado varias veces y espero poder ir muchas más, porque la energía que me genera es increíble. Por eso elijo, para representar este viaje, el video de un enamorado de ese lugar, conocido de la gente local, que también tiene su pedazo de tierra allí; Florent Pagny, cantante francés, que supo traducir todo ese sentimiento en Terre. Mi última visita fue a Chubut, más precisamente a la Península Valdés. Esta es la primera nota de varias, porque hay mucho que contar. Allez!

Un viaje singular, desde su inicio. Primeramente, porque no podíamos embarcar, he que hubo una tormenta de rayos la noche anterior y los vuelos en Aeroparque se cancelaban uno tras otro. Nuestro grupo, nueve personas, sentados por un tiempo y después caminando de aquí para allí; desde las 07:30h de la mañana, sin saber si embarcábamos o no; una agenda para cumplir, que ya la veíamos deshacerse como por magia. Sí, nos cancelaron el vuelo. A partir de ese momento, hubo un sin fin de llamadas telefónicas, pedidos, valijas que teníamos que retirar a las corridas, cansancio, filas para intentar reagendar en vuelo del mismo día, y mucha buena onda. Como todo sucede por algo, seguramente ese 04/07/2016 fue especial para ese pequeño grupo de locos (los periodistas y fotógrafos de viajes no son normales, eso se los puedo asegurar!), porque tuvimos que estar juntos durante durante todo el día, lo que hizo que nos conociéramos y nos hiciéramos más que simplemente “compañeros de una presstrip”. Ya nos contábamos historias, compartíamos la educación de los hijos, las empanadas, las comidas preferidas – o no – y muchas, muchas, muchas risas!

Partimos, finalmente, con doce horas de retraso, lo que nos hizo perder todas las actividades del primer día y llegar a las once de la noche a nuestro primer destino, el maravilloso hotel El Pedral en donde supieron calentar nuestras almas y cuerpos con fogata, buena comida y buen vino, bajo el frío de -1°C que nos recibió. Sale review en unos días.

El Pedral
La casa principal de El Pedral.

En la Península Valdés amanece tarde en el invierno. Recién vimos el sol a las 08:30h de la mañana. Yo, como suelo hacer, me desperté temprano y salí a caminar. Momento de soledad y compartir conmigo misma los olores, ruidos y colores del amanecer. Impagable.

El Pedral
Foto desde el celular sin filtro ni iluminación

Así estuve unos cuarenta minutos. La verdad, sin muchas ganas de que saliera el sol, tamaña belleza veía. Pero salió, y no me defraudó. Ya vi muchos amaneceres, pero éste, en tonos de rojo, me sorprendió . Único.

El Pedral

En seguida, caminata de 1,5km hacia la playa. Me siento a ver el mar desde las piedras. Escucho un ruido alto y grave, miro hacia la izquierda y allí estaba ella, sola, una ballena franca enorme, soltando agua y saltando, en un regalo aparte para completar mi amanecer. No logré reproducir el momento, porque me quedé admirando todo el show que la naturaleza me brindaba.

Chubut

Como todo en la vida camina hacia adelante, también nosotros lo teníamos que hacer. Llegó el transporte de Argentina Vision, a cargo de nuestros paseos, destino a Puerto Pirámides, uno de los lugares del mundo reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Pasamos por Puerto Madryn y seguimos para la otra punta, en un viaje de dos horas y media hasta llegar al pueblito simpático, onda reggae y mar, en clima de frío invierno, con más o menos 500 habitantes, responsable por ofrecer una de las actividades más buscadas de la Península: el avistaje de ballenas.

Chubut

La idea era hacerlo desde dos situaciones: Southern Spirit nos llevaría en el Yellow Submarine y en lanchaPasa que por aquellos pagos hay que estar muy atentos a las mudanzas climáticas, que son repentinas. Todo se da contra vientos y mareas, literalmente, y no podría haber sido distinto en ese día; como consecuencia, no fue posible hacer el paseo en el submarino y nos quedamos con las ganas de ver a los gigantes acuáticos desde abajo.

Chubut
El Yellow Submarine, que nos esperaba pero no lo pudimos aprovechar. Quedó pendiente para otro viaje, tan mal no nos vino, dejamos motivos para volver!
Chubut
Así se llevan las embarcaciones al agua. Y así también se las devuelve a tierra.

El paseo en lancha es maravilloso sin ni llegar a ver a las ballenas. Un entorno fantástico, de una riqueza natural que impresiona. Es realmente la sensación de “sentirse un poroto” como decimos, ante tanta belleza.

Chubut
El motivo del nombre Puerto Pirámides

Como siempre existe una balanza invisible en el Universo, nuestro equilibrio se dio cuando las ballenas que vimos nos regalaron una tarde inolvidable. Nuestra guía explicaba que a veces hay grupos más sociables que otros, y la verdad que el que nos tocó era de una sociabilidad impresionante. Tan cerca estaban al alcance de la mano que fue imposible no emocionarse. Nuevamente me tocó sentirme pequeña e insignificante ante un ser que puede ser tan grande y tan delicado a la vez. Hay mucho que aprender de ellos…

Chubut
Emoción increíble…

Chubut

Algunas veces aparecen también las ballenas jorobadas, pero son situaciones más raras y poco comunes. Aprendimos, vimos, nos descompusimos (incluso yo, que ya he navegado y hacía 10 años la última vez que me había sucedido el mareo), nos reímos, lloramos. Una experiencia de las que no se puede dejar a un costado antes de irse de este plano, porque es muy, pero muy especial. Con esos recuerdos guardados en la retina nos despedimos de Puerto Pirámides, y seguimos camino, alma colmada.

Por la ruta aparecen paisajes y más paisajes. Los guanacos la cruzan sin temor. Cuenta la leyenda que Antoine de Saint-Exupéry, mientras hacía el correo postal, al ver esta isla, se inspiró para la boa-sombrero de su famoso libro, El Principito. La verdad, es tal y cual. Una curiosidad que trae un poco más de magia al lugar.

Chubut

Próximo destino, la ciudad de Puerto Madryn, a descansar y cenar rico en el Hotel Territorio, que también tendrá su review pronto. Con decir que todas las habitaciones dan para el Golfo Nuevo, mirando al mar…

BONUS TRACK

  1. Llegar a El Pedral de día. Es un hotel para aprovecharlo todo en la luz natural y a la tardecita ya estar descansando en el living, picando algo con un vinito en manos, esperando la cena.
  2. Hacer el avistaje submarino con el Yellow Submarine! Debajo dejo un video con una pequeña muestra de qué se siente. No puedo creer que no lo pudimos disfrutar…
  3. Pedir a  Argentina Vision la compañía de nuestra guía, María Leoni Gaffet (una capa total y poliglota, especialista en ballenas orca) lo que me imagino no será siempre posible, pero bueno, vale el intento!
  4. No comer muy pesado antes de salir al mar. Pero tampoco dejar de comer. Algo por ahí, intermedio.
  5. Llevar todas las cámaras fotográficas posibles. Pero no perder tiempo dejando de sentir todo lo que La Península va mostrando en el afán de sacar las fotos. Se entiende?
  6. Disfrutar de Puerto Pirámides más allá del avistaje: de hecho, llegar para almorzar y con tiempo de recorrer el lugar, lo que se hace bastante rápido. Recomiendo La Covacha, justito en frente a la bajada hacia playa. Genial el lugar, chiquitito, acojedor, la comida riquísima. Probé el pastel de cordero, pero también estuve mirando y probando los platos ajenos.
  7. Sí, ir con los hijos, si los hay, porque seguramente se van a morir de emoción; aparte casi todos los lugares y actividades son kids friendly. Sí, ir con amigos. Sí, ir en pareja y sí, ir SOLO. Definitivamente, la consigna es IR y vivir Chubut!

Agradecimientos más que especiales a Destino Argentina, 
Ministerio de Turismo de la Nación, 
Aerolíneas Argentinas, El Pedral, 
Argentina Vision, Yellow Submarine.

 


Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.