Turismo Gastronomía Fotografía Vinos

Tag: pueblos de buenos aires

ESTANCIA VILLA MARÍA | ESTANCIA

ESTANCIA VILLA MARÍA | ESTANCIA

Suelo decir que Buenos Aires es mucho más que Palermo y Recoleta y quienes me conocen saben que repito y repito esa frase sin cansarme. Es, lógicamente, un exagero de mi parte, pero refleja mi sentimiento de que, más allá de que me encanten ambos […]

Estancia La Candelaria

Estancia La Candelaria

En un viernes cualquiera de mayo, a las 10:00h de la mañana, llegué a Lobos. Una ciudad pequeña, en la provincia de Buenos Aires, caracterizada por las estancias de Pólo, de turismo, hotelería y sus gauchos. Para llegar a Lobos el camino es el mismo […]

UN PUEBLO HISTÓRICO | SAN ANTONIO DE ARECO

UN PUEBLO HISTÓRICO | SAN ANTONIO DE ARECO

SAN ANTONIO DE ARECO Y SU HISTORIA

Tengo un profundo y especial cariño por San Antonio de Areco. Cuando visité la ciudad por primera vez, en enero de este año, con Camino Pampa, realmente me enamoré. En aquél entonces pasé por la Platería Draghi y tuve la oportunidad de conocer al hotel, que está detrás de la Platería, con la promesa interna de volver y conocerlos “como corresponde”. En mayo, con el apoyo de Hertz Locadora, finalmente pasé dos días en Paradores Draghi.

Y nuevamente llego a San Antonio de Areco en un jueves al medio día. Un día lindo, soleado, frío, inicio de otoño. Vale decir que la zona siempre tiene una temperatura por lo menos cinco grados menos que Buenos Aires y el viento ayuda aún más sentirlo. La ruta de acceso es per se un show, pintada con los tonos del otoño pampeano.

Llegamos y directamente fuimos al hotel para dejar valijas y auto. Después de hablar con Lucila Draghi, una de las propietarias y quien administra el hotel, salimos a caminar por la ciudad, tranquilamente. Areco respira historia. Como ya pasaba de las dos de la tarde -y en las ciudades del interior todo cierra para la siesta- salimos en búsqueda de algún lugar para comer. Recomendación de Lucila: Valeria, un bistró muy simpático que seguramente estaría abierto. Con el frío que hacía obviamente el pedido fue submarino con medias lunas de jamón y queso!

Seguimos caminando bajo el viento y visitamos el Museo Las Lilas y las obras de Don Florencio Molina Campos. También pudimos ver las construcciones antiguas de la ciudad, en su mayoría restauradas y transformadas en bares, restaurantes, hoteles boutique o casas. La Iglesia también es un punto que merece atenta observación, con su influencia Irlandesa muy fuerte.

Después del paseo volvimos al hotel, en donde me senté a conversar con Lucila. La historia de los Draghi se confunde con Areco. Su papá era orfebre, en 1960, oficio que heredó su hijo, hermano de Lucila y responsable por la Platería. Puedo decir sin lugar a duda que lo que hace es puro arte, imposible no enamorarse. Joyería, piezas artísticas, maravillosas. Detrás de la platería estaba el patio de la casa familiar, en un terreno tan grande que Lucila, su hermana y su mamá decidieron construir un hotel boutique, con un toque tan personal que hace que nos sintamos en casa. El perro de la familia que pasea por los jardines, el desayuno en el jardín de invierno; panes, bizcochos, tortas, galletitas, medias lunas, dulce de leche, mermeladas… todo muy casero y exquisito.

Cada habitación tiene un nombre. Son 18 en total.  Azares era el nombre de la nuestra. Muy tranquilo, la atención a los detalles es el punto importante. Lucila, su hermana y mamá cuidan de todo personalmente. El staff es absolutamente simpático y atento. Los jardines son tan bien cuidados que es un placer inmenso sentarse y mirarlo: naranjos, jazmines, lavanda. Una pileta en el tamaño exacto para relajarse y seguramente necesaria, porque de la misma manera que el frío es duro en Areco, el verano es mortal! En la recepción es posible sentarse y sentirse como en casa de su mejor amigo. Leer un libro, delante de la estufa, tomando un té. Detalle especial: en todas las habitaciones hay cafeteras, té, café, azúcar, edulcorante, a disposición.

Para cenar hay diversas opciones, como la Pulpería del Pueblo y El Mitre Bar Histórico, delante de la plaza, que ofrece una carta bien ubicada con buenos vinos y tragos. La “tablita de quesos y salames” es especial. Además, de jueves a domingo musiquita ochentosa con un DJ de diez. Los dueños, dos hermanos, jóvenes simpáticos.

Un otro paseo imperdible es visitar a alguna estancia y vivir un “Día de Gaucho”. Hay varias opciones en la zona, seguramente en Camino Pampa sabrán indicar las mejores. San Antonio de Areco es acá nomás, dos horas de viaje desde Capital. No hay desperdicio.


Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.