Turismo Gastronomía Fotografía Vinos

Tag: amor

VIVA EL AMOR! NUESTRAS CENAS TOP PARA SAN VALENTÍN | SAN VALENTIN

VIVA EL AMOR! NUESTRAS CENAS TOP PARA SAN VALENTÍN | SAN VALENTIN

SAN VALENTIN El 14 de febrero es el Día de San Valentin, más conocido como el Día de los Enamorados. Muchas son las ofertas para cenas románticas en esa fecha, para todos los gustos. Pero así como es una fecha especial, en el cual se […]

Te prometo | PROMETO

Te prometo | PROMETO

PROMETO No quiero ser tu problema, ni tu nuevo dolor de cabeza, ni tu motivo para noches mal dormidas. Sí, quiero robarte los pensamientos en el trabajo, y ponerte la sonrisa en la cara cuando pienses en mí; ser esas ganas de quedarte en casa un […]

Quien le tiene miedo al yo te amo?

Quien le tiene miedo al yo te amo?

Hay quienes digan que falta amor en el mundo. Hay quienes digan que “yo te amo” es  casi como “buen día”. Hay quienes digan de todo. Soy del equipo del “te amo” sincero y poco económico. De los que lo dicen cuando se les da la gana, cuando sale de las venas. Por eso, a lo mejor, no entienda mucho el miedo al “yo te amo”.

Miedo de amar, sí, ése lo entiendo bien e incluso lo comparto. Miedo a que te lo digan sin realmente sentirlo, también. Ya lo dijo Djavan, cantante brasileño, que “no existe amor sin miedo”. Amar nos da miedo. Miedo de que sea demasiado, de que no sea un “amor reflejo”, de perder el rumbo, el control.

Pero después que uno ama… Y, ahí, ya fue, listo. Es el miedo de demostrar el amor que me cuesta entenderlo. El miedo de ofrecer el amor sin más, de poner en palabras lo que ya está evidente en el brillo de los ojos y en la transpiración de las manos.

Creo que el problema es que alguien inventó la norma de que, al decir “te amo”, la única posibilidad que cabe es tener la respuesta única y obligatoria de “yo también”. Y es ahí en donde todo se complica. Porque no tiene sentido decir algo que uno siente imponiéndole al otro que sienta lo mismo o que, al menos, tenga ganas de decirlo exactamente en el mismo momento. A veces uno está pensando en amor y el otro en una Muzza con fainá. Es así nomás!

De ahí que la respuesta a un “te amo” puede ser una sonrisa. Un beso largo. Ojos llenos de lágrimas. Hasta un “qué bueno” bien suspirado y profundo, de quien realmente siente qué lindo es escuchar dichas palabras. Decir “yo también” automáticamente puede ser una manera de sacarse el tema de encima, sin más polémicas.

Creo que estaremos más tranquilos cuando entendamos que decir “te amo” es casi como ganas de lloras o hacer pis. Los límites del cuerpo – o del alma – no son suficientes para lo que vive allí adentro. Los ojos, la vejiga, el pecho, no tienen más la capacidad de soportar el contingente y las cosas necesitan salir, seguir su rumbo. Después, viene la paz.

yo te amo

“Yo te amo” puede ser un regalo para el que lo escucha, pero indudablemente es una necesidad vital para el que lo dice. Y tal vez necesitemos dejar de esperar el regalo de vuelta y entender que el hecho de decirlo es bueno por sí mismo. Así, de esa manera, la vida se hace más fácil. Y el miedo empieza a irse.

La consciencia de que los caminos son cambiantes y la línea de la vida es tenue puede que sean los más grandes incentivos para que eliminemos el terrible hábito de guardar los sentimientos para nosotros mismos o de pensar que aquellos que amamos “ya lo saben” y no hay necesidad de decírselo.

Todo esto nos ayuda a comprender que el miedo del “yo te amo” no tiene que ver con orgullo, auto protección o jueguitos. Tendríamos que tenerle miedo a sólo una cosa: de no decirlo y que un día sea ya demasiado tarde.

Traducido libremente del texto de Ruth Manus "Quem tem medo do eu te amo", del periódico Estadão - 28/01/2015

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.