Los vinos orgánicos tienen feria | feria de vinos orgánicos

Los vinos orgánicos tienen feria | feria de vinos orgánicos

FERIA DE VINOS ORGÁNICOS

Surgió hace cuatro años de la mano de Panchi Barreiro  y su socio Juan Pino, la Feria de Vinos Orgánicos. Panchi, periodista y amante de los vinos, pensaba en  organizar algo para gente joven, los nuevos tomadores de vino al estilo Sub30, mostrando que es posible disfrutar de un rico vino desde el simple “te gustó o no?”. Conocen los vinos orgánicos, pero… Qué es eso? Es así como la comida orgánica? Empiezan a leer sobre el tema, Juan tira la idea de una feria con “esos” vinos, lo que a  Panchi le pareció medio raro y desde su lugar dice “si conseguimos siete bodegas, la hacemos”. A la semana tenían diez, y así sale la primera edición. Faltaba aún el lugar…

LA BOTICA DEL ÁNGEL

Le proponen a Juan un lugar llamado La Botica del Ángel, en San Telmo, de hecho un museo que fue la casa de Eduardo Bergara Leumann. Algo como un espacio alternativo, con obras de arte de artistas como Soldí, Marta Minujín, escritos de Borges y recuerdos de artistas por todas partes. Cuando Panchi conoció el lugar estuvo seguro de que ahí se haría la feria, aunque sonaba raro, una feria de vinos en un ambiente enorme con tres pisos, parecía demasiado espacio, muy diferente de todo lo que había. Pero algo diferente era justamente lo que buscaban, la casona tenía toda la onda y los chicos ya se imaginaron a la gente paseando, conociendo, probando varios vinos, en stands esparcidos por los tres pisos, al mismo tiempo en que podían apreciar las obras de arte y la arquitectura de la casona. Listo, ya tenían el lugar!

LA IDEA

Aburridos de que en las ferias se veía siempre a las mismas personas, pensando en no perder al público joven, que no sea necesariamente bebedor de vino, pero que podría aprender a serlo, aggiornados a la tendencia de lo orgánico, en un lugar tan diferente como su idea. Un combo perfecto: “Tenemos “ese” vino nuevo que es el vino orgánico. Tenemos un público joven que viene de lo orgánico y llega de esa forma al vino orgánico; empecemos por explicar qué es un Vino Orgánico para después pasar a que exista una Feria de Vinos Orgánicos. Vamos a hacer algo diferente, en que las personas no se instalen en un stand y se planten, pero que giren, caminen, conozcan, prueben.”

En el primer año eran 10 bodegas y visitaron la feria 150 personas. En el segundo año, 18 bodegas y 450 personas, un éxito! Creció y llegan a la cuarta edición, con bodegas de Mendoza, Salta y Catamarca. Bodegas naturales, bodegas orgánicas, bodegas bio, bodegas agro… toda una novedad en este mundo vitivinícola.  Empezando por decir que no todos son vinos orgánicos son certificados, muchas bodegas no quieren certificarse, porque no les conviene, y lo hacen con consciencia de que su viñedo y su trabajo siguen la normativa de lo orgánico.

LOS VINOS ORGÁNICOS

Bueno, pero, en definitiva, qué es un vino orgánico? Un vino orgánico es el que pasa por todo un proceso llamado de orgánico, desde el viñedo hasta la bodega.  De ahí entender que se puede tener un viñedo orgánico y una bodega que no lo sea, por ejemplo, y que un vino sea de viñedo orgánico sin ser certificado como tal porque la bodega no lo es.

Un viñedo es orgánico cuando es cuidado orgánicamente: no recibe ningún producto químico, todo es natural -con lo cual no hay agro tóxicos-, la cosecha es manual (se tiran las uvas malas y se conservan las buenas), el proceso es mucho más delicado y artesanal. Un ejemplo es Domaine Bousquet.

Una bodega es orgánica cuando sigue los principios de todo lo orgánico: no entra en ella ningún producto químico, se lava solamente con agua hirviendo sin detergentes, las levaduras son las de la propia uva -no se puede agregar levaduras lo que significa que el proceso de fermentación es el natural y no puede ser acelerado- y eso hace con que tarde menos o más tiempo de lo que se desearía. Aquí manda la naturaleza y a tal punto que hay bodegas que no van a la feria porque no llegan a tiempo de embotellar sus vinos.

Las certificaciones

Hay cuatro certificadoras internacionales homologadas en Europa y Canadá; en USA existe otro tipo de certificación para aceptar los vinos como orgánicos certificados y todo tiene que ver con la cantidad de sulfitos; abro un paréntesis para explicar qué es el sulfito: es el dióxido de azufre y actúa como conservante que supuestamente hace con que el vino dure más o menos tiempo en botella. Hay un mínimo de agregado de sulfitos permitidos que aún califican a un vino como orgánico y que específicamente en Estados Unidos es menor. En Argentina hay bodegas que no usan sulfitos, como Familia Cecchin -y hacen hincapié en que no hay necesidad de usarlos, usando como ejemplo un vino embotellado en el 2009 que está perfecto, en contra de todos los que dicen que los vinos sobremaduran sin los sulfitos- y sobre este tema se abren discusiones enormes entre los expertos y los no tanto.

Panchi cree que en Argentina somos bendecidos porque tenemos las condiciones ideales para hacer vinos orgánicos ya que en Mendoza, productor más grande, tenemos los aires de la cordillera que limpian todo, facilitando el proceso, lo que no ocurre en Francia -citando Bourdeaux como ejemplo- por ser muy húmedo. Para él es una consecuencia casi lógica caer en la producción de vinos orgánicos;  En Europa, Japón, Nueva Zelanda, mercados muy fuertes en lo orgánico, ya hace tiempo cuentan con vinotecas orgánicas y ya casi no aceptan vinos exportados que no lo sean. Los argentinos aún no lo toman en serio.

QUÉ OFRECE LA FERIA DE VINOS ORGÁNICOS

En esta cuarta edición de la Feria de Vinos Orgánicos ya confirmaron las bodegas Vinecol, Ernesto Catena (nota de color: el Animal es increíble), Kaiken, Abaucan, Chakana, Domaine Bousquet, Alto de las Hormigas, Familia Cecchin y un productor natural que trae las uvas de Mendoza y que hace su vino en Brandsen (sorpresa!), aparte del Blumbey de Gabriel Vivanco – su “vino” de flores- que causa impacto y discusiones, pero nadie niega que es exquisito, y que trae en este año también un espumoso (espumante?).

Aparte, habrá charlas y seminario con las bodegas,  comidas orgánicas de Pachamama Orgánico, Corazón que Late Chocolates Veganos y un chocolatier con sus bombones de vino.

“La feria es una forma de comunicar el vino orgánico, para que la gente sepa qué está tomando, que piense un poquito más allá, que cuente la experiencia y disfrute del vino.” – dice Panchi. Vivir un día distinto, una experiencia diferente, probar un vino y sentir que fue el más rico que ya hayas probado en tu vida. Una excelente oportunidad para los que ya están y para los que desean entrar en este lindo universo de los amantes de la bebida de Baco.

FERIA DE VINOS ORGÁNICOS – 04 de agosto de 2017 – Más info: www.vinosorganicos.com.ar



Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.