GRATITUD | GRATITUD

GRATITUD | GRATITUD

GRATITUD… Cambia, sí, todo cambia…

Gratitud, palabra ya en desuso.

En diciembre del 2007 la vida – o mejor, mi decisión – me trajo de vuelta a Argentina. En aquél entonces no podía imaginar todo lo que iba a suceder, las vueltas que tendría que dar, las lecciones y enseñanzas que aún venían por delante.

Dicen que uno vuelve a las raíces, y hoy estoy segura de que es así. Dejé muchas raíces en Brasil es cierto, pero encontré otras aquí, lugar que me vio nacer. En este país tan lindo, veo mis raíces por todos lados, encuentro mis ancestros tanos y portugueses, desde La Quiaca hasta la Patagonia, y me conecto con ellos. Somos hijos del mundo, de hecho, resultado de esa mezcla tan bonita de razas que llegaron a América y decidieron quedarse.

Fueron casi dos años de sentimiento de desarraigo, cuando llegué aquí; de extrañar el “feijão” y de quejarme de que todo en Buenos Aires era feo y mal organizado; de no tener amigos que no fuesen brasileños… Pero el amor es un sentimiento que se construye, no sale de la nada; empieza con un enamoramiento y va creciendo (o no). Y enamorada de Argentina, siempre fui, con lo cual mi amor creció… Y sigue creciendo…

A cada lugar que conozco, que visito, al cual viajo… Siempre descubro algo que me sigue enamorando, como esos amores lindos y puros, mágicos, soñados. Será porque soy totalmente romanticona, lo veo de esa forma. Necesito esa magia, esa pasión.
Argentina me recibió de vuelta, pero me hizo pagar el derecho de piso. Aquí me encontré conmigo misma de la manera más profunda, real y cruda que uno puede (y debe) hacerlo, cuando desea sanar(se) y comprender(se). Y justamente transitando ese camino, el Universo me revolvió las entrañas y con algunas piñas me tiró por la cara lo que (aún) no quería ver. Hasta que lo vi. Lo acepté. Lo entendí. Y pude estar lista para recibir, finalmente. Porque nada llega antes que uno pueda recibirlo ni tampoco se va antes de que aprendamos la lección.

Aquí tengo la gracia de ser madre por la segunda vez. Aquí encuentro amigos entrañables. Aquí entiendo y estoy descubriendo más sobre el amor. Aquí me re encuentro con la profesión que elegí para mí cuando muy joven y que abandoné para seguir mandatos familiares y hoy me hace tan feliz y realizada! Aquí crezco como ser humano.

Cuando uno se da cuenta de lo que quiere y cómo lo quiere, ya no puede aceptar menos ni conformarse con poco, en ningún sentido. En ese momento, empieza la pelea, por conseguir adueñarse de la propia vida; limpieza interior y exterior, cambio de paradigmas, dificultades, entendimientos. Y he que llega el momento de cosechar lo sembrado, porque sí, el Universo devuelve lo malo, pero también lo bueno.

La palabra que me define hoy es GRATITUD. Gracias, gracias, gracias. Quien espera, lucha, no pierde la confianza, alcanza (siempre y cuando no desista y no se pierda en el rumbo!). Y recibe todo el combo.

Namasté!




Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.