COACHING ASTROLÓGICO | COACHING

COACHING ASTROLÓGICO | COACHING

COACHING ASTROLÓGICO

Yo no creo en las brujas, pero que las hay, las hay… 

“Hay mucho más entre cielo y tierra de lo que desconfía nuestra tan vana filosofía”, ya decía el poeta. En todo lo que nos sucede están las energías, la magia, las causalidades y casualidades, y de eso no creo nadie haya escapado alguna vez en su vida. Todos nosotros en algún momento nos deparamos con situaciones que, como mínimo, nos dejan sin palabras y sin poder darles una explicación lógica. Y entonces, en esa búsqueda interior que vengo transitando ya hace tiempo en el intento de compreender(me) un poco más, me deparo con María Luján Brinzoni y su Coaching Astrológico.

Coaching AstrológicoMaría Luján es una capricorniana calma, tranquila, de voz pausada y tono bajo. Tiene de esas historias que me gustan tanto, de emprendedores – especialmente mujeres – que cambian la vida segura y estable de una multinacional para ir detrás de sus sueños. De ejecutiva de una gran empresa por más de 20 años, amante de la astrología, un día dijo basta. Y se fue. Con toda su calma capricorniana, caminando despacio y abriendo caminos, porque así somos los hijos de la madre tierra (esta legítima virginiana lo puede atestiguar). Enamorada de la astrología, sabía que ahí estaba su camino, y se propuso a estudiarlo y profundizarlo. Pero le parecía poco, quería darle más sentido, y siguió la pista por las sendas del coaching. De ahí a mechar ambas cosas, un pequeño salto. Y nació el Coaching Astrológico.

La conocí a principios de este año, presentada por una amiga común, que me decía ya hacía rato “la tenés que conocer, Lia, no sabés lo que hace, te vuela la cabeza”. No necesité mucho tiempo para ir a corroborarlo, obviamente; y así fue, Luján me “voló la cabeza”.

Es un combo increíble de buena vibra, conocimiento astrológico, psicología, energías. Cuando me pidió mis datos para hacerme la carta natal, la curiosidad de entender cómo hacía para juntarla con una sesión de coaching fue inmediata. A la semana teníamos nuestro primer encuentro, en el cual Luján abre la carta y empieza a explicarla en detalles. Desde mi nacimiento hasta mi momento hoy, cada ciclo vivido y cómo viene de aquí en adelante. Creo que todo sucede por algo y para algo, pero en la misma medida soy muy lógica y observadora, y tomé el recaudo de no decirle NADA más que mi fecha, hora y lugar de nacimiento. Ella empezó a hablar sin preguntarme nada más que eso. Y lo que vi y escuché saliendo de la boca de este iluminado ser fueron historias y secretos que JAMÁS los he contado a nadie en mi vida, y cuando digo nadie, es NADIE. Experiencias vividas, cosas de mi presente, planes que tengo, proyectos, tiempos en que ocurrieron, ocurren y quiero que se den… Todo allí, en esas cuatro hojas de una carta natal, llena de gráficos, números, líneas, nodos, planetas, signos.

Para mí la astrología siempre ha sido una pasión y un interés, pero más allá de eso, no la entendía de la manera que la presenta Luján. Después de hacerme llorar, literalmente, al desnudarme el alma sin que yo dijera ni una palabra, finalmente me pregunta: que es lo que querés organizar o modificar en tu vida, Lia? A lo que le contesto y ahí, en ese momento, iniciamos el coaching. Y empiezo a entender cómo puedo encontrar equilibrio entre un signo tierra (virgo) con ascendente en su opuesto (piscis) y luna en fuego (sagitario) de manera positiva para lograr lo que pretendo, sanar lo que tengo que sanar, aprender lo que tengo que aprender, todo con más paz interior.

Coaching AstrológicoCada signo que está en nuestro mapa tiene su significado y desde ese lugar ella logra hacer su trabajo, explicando cómo manejar esas características entre lo que nos sobra y lo que nos falta de manera eficaz. Propone plazos, metas, te pasa tareas del hogar. Es más, cuál no es la sorpresa al escucharla explicando desde la carta “qué tenemos que aprender en esta vida” y la coincidencia que vemos con lo que dijimos de “qué queremos organizar y/o modificar”. IMPRESIONANTE.

No voy a decir nada más, porque es creer o reventar. Ir y entender o no ir y quedarse con la duda. La sesión dura casi dos horas y después de esa se pactan una a cada quince días, por el tiempo que sea necesario hasta lograr alcanzar el objetivo del coaching. Aparte, Luján escribe en Florecer del Alma, una página muy interesante que habla de todo lo que nos gusta, un poco. Y también contesta a todos los posteos y mensajes de sus consultantes siempre que necesitan su ayuda. Un ser humano, en fin, de esos que es un placer cruzarse en la vida.

En el proceso de crecimiento espiritual hay experiencias que nos tocan más y otras menos. De mi vida, tengo dos que me completan: la lectura de aura (hablaré en otro post) y el Coaching Astrológico. Porque yo no creo en las brujas, pero que las hay…

Para contactar a Luján: ESPEJOS DEL UNIVERSO, su página en FB. O por mail a marialujanb@hotmail.com



Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.